skip to Main Content

A grey day for Argentina

People came in their thousands to leave messages of respect

El 27 de Octubre, Latinoamérica amaneció con una noticia triste e inesperada: Nestor Kirchner había fallecido en su casa de El Calafate a causa de un infarto fulminante. Para entender lo que significa su muerte para los argentinos es necesario conocer el contexto histórico en el que asumió su cargo y las medidas que tomó durante su mandato.

El 20 de diciembre de 2001 Fernando de la Rúa renunció a la presidencia dejando al país en medio de una terrible crisis económica y un estallido social. El cargo quedó acéfalo y en pocos días pasaron por la Casa Rosada Ramón Puerta, Adolfo Rodríguez Saá, Eduardo Camaño y finalmente Eduardo Duhalde.

Aunque Kirchner tenía una larga carrera política en el peronismo de la provincia de Santa Cruz, no era conocido en el ámbito nacional; fue Duhalde quién lo respaldó como candidato a presidente en las elecciones de 2003 en las que se impuso en segunda vuelta tras la renuncia de su contrincante Carlos Saúl Menem.

El 25 de mayo de 2003 tomó el mando de un país en crisis, con niveles de pobreza que alcanzaban al 57,5% de la población, la indigencia al 27,5% y la desocupación al 21,5%; todos niveles récord en la historia nacional.

Los desafíos eran muchos pero Kirchner tomó medidas importantes y postergadas que lo hicieron ganar tantos amigos como enemigos. Renovó la Corte Suprema de Justicia hasta entonces considerada corrupta, cambió la política de derechos humanos y logró el enjuiciamiento de militares que seguían impunes después de haber cometido crímenes de lesa humanidad durante la dictadura de 1976, recuperó el control público de varias empresas que habían sido privatizadas por Menem, renegoció la deuda externa e instauró una política económica que logró record de divisas en el Banco Central.

La presidenta Cristina Fernandez asumió la continuidad del gobierno profundizando los cambios con el respaldo de su marido, quién de no ser por este lamentable desenlace, seguramente hubiera sido el candidato del “Frente para la Victoria” en las próximas elecciones.

Pablo