skip to Main Content

How to improve your Spanish speaking

In this week’s Expanish Spanish School  blog we asked our Expanish profersora how Spanish students should go about improving their Spanish speaking skills outside of class

¿Qué hacer para sentir que hablamos español? ¿Cuándo podemos decir que realmente dominamos otra lengua distinta de la nuestra?

Eso sucede cuando ya no sentimos la necesidad de entender TODAS las palabras. También cuando podemos estar haciendo otra cosa y contestar a una pregunta que nos haga una persona. Pero la prueba de fuego es poder chatear. El punto es: ¿cómo llegamos a eso?

Hay un montón de “recetas”, fórmulas y sugerencias que hay en un millón de sites en la web. Mi consejo de hoy es: tenés que tener amigos locales. Es verdad que no siempre es fácil encontrar un lugar en una nueva ciudad y además conocer gente y formar lazos; pero no es imposible. En Buenos Aires, la ciudad donde vivo, hay una gran comunidad de chicos de Brasil que vienen a completar sus estudios universitarios aquí. Muchos de ellos, a pesar de estar hace ya varios años en la ciudad aún conservan vicios y superponen el español con el portugués. Lo que da como resultado un exquisito portuñol; “código” con el que solemos manejarnos también nosotros con nuestros hermanos brasileros. Nos comunicamos y eso es lo que importa. No es lo mismo con chicos de otros lugares, cuya lengua  es bien diferente de la nuestra; pero es más difícil para ellos hacer el switch y tener una conversación sin sentirse frustrados en alguna parte.

Lo que hay que tener en cuenta es que si querés aprender REALMENTE español, cualquiera sea la lengua que hables, es fundamental interactuar con la gente del país que elegiste. En esas ocasiones vas a escuchar frases que, aparentemente y de acuerdo con la gramática, no tienen mucho sentido; pero un día vas a descubrirte a vos mismo utilizándola en la situación indicada. En ese momento, podés sentirte que ya estás en camino a alcanzar la gran prueba.

Intentá escuchar un programa de radio y ver la tele local. Andá a hacer las compras y charlá todo lo que puedas con la cajera. Salí a lugares “no turísticos”. Aceptá todas las invitaciones que te hagan. Investigá en Facebook cuáles son los eventos que tenga algún contacto tuyo local y andá. Andá y conocé gente. Charlá. Sé simpático. Si no entendés, no hay problema: si sos extranjero, todo te está perdonado. Sólo sonreí, decí “no entiendo” y ¡listo!

Conocer gente e interactuar cotidianamente es una manera divertida e interesante de aprender una lengua. Además de divertirte, conocés la cultura y la forma de pensar de la gente de otros lugares y eso siempre, pero SIEMPRE, es una plusvalía en tu vida.

Y cuando volvés a casa, tenés un montón de contactos para chatear.

Clara Retta