skip to Main Content

How to watch a film in Spanish (Cómo ver una película en español y no morir en el intento…)

[:en]‘How can i watch a film in Spanish?’ ‘What Spanish films are best for learners?’ ‘How do i watch a film in Spanish and learn from it?’ These are the questions our Expanish Spanish teachers get from students on a regular basis, so Expanish Spanish School blog decided to get some advice on the matter, below is the advice that experienced profesora Analía Imparato had to offer:

“¿Cómo veo una película en español? ¿Cuál elijo? (Ver nuestra ‘5 Films to help you learn spanish?’ para consejos) ¿Y si no entiendo nada? ¿Voy al cine o la veo en mi casa o durante mi clase de español? ¿Qué me recomienda, profesora?” Éstas son preguntas que me hacen muy frecuentemente la mayoría de mis estudiantes, bastante frustrados a veces después de un par de malas experiencias. Siempre respondo que depende del nivel de lengua que tengan (inicial, intermedio o avanzado), de sus propias preferencias en cuanto a cine y, muy especialmente, de su paciencia y su habilidad para relajarse y aceptar que… ¡no es posible entender el cien por ciento! Ni siquiera en nuestra lengua materna. Mucho depende del tipo de historia, de la calidad del audio, de la dicción de los actores, etc. Pero mucho más depende de uno mismo y de la actitud con la que se predisponga a realizar cualquier tipo de actividad. En este caso, si me obsesiono con entender absolutamente todo, es muy probable que termine no entendiendo nada de nada.

Lo más importante: siempre elegir la película (y cualquier cosa en general) basándonos en nuestros gustos. Es obvio que, si odio las películas románticas en general, tampoco me gustarán en español y no lo pasaré muy bien viendo una. Cuando me preparo a hacer algo que previamente me parece interesante o atractivo, estoy mejor predispuesto a entender, disfrutar y aprender.

Para aquellos que recién están empezando a aprender español, creo que no hay nada mejor que ver una película que ya hayan visto antes en su lengua materna o en inglés (el idioma dominante de la mayor producción cinematográfica del mundo) doblada (es decir, hablada) en español, sin subtítulos. ¿Por qué? Saber cómo empieza y termina la historia que voy a ver calma mucho la ansiedad y el nerviosismo de “perder información” por la dificultad para entender y “seguir” la narración. Si ya sé lo que va a pasar, puedo relajarme mucho más y concentrarme en otros aspectos más interesantes y útiles para mejorar mi español (la entonación, el vocabulario, la fraseología, las pausas, el “habla de la calle”, etc.). Como sé que el personaje de Leonardo Di Caprio morirá al final de Titanic, puedo prestarle más atención a la estrategia verbal que está usando para enamorar a Kate Winslet. ¿O no?

En Argentina, es posible ver este tipo de películas, algo “viejas” y dobladas, “grandes éxitos” del cine de todos los tiempos, por los canales de la televisión abierta (señales para todo el público) y, a veces, en algunos canales de la televisión por cable.

Vale también ver las series favoritas (Sex and the city, Dr. House, Desperate housewives, The Simpsons, Seinfeld, Friends, etc.) dobladas al español. Una vez más, en Argentina se transmiten los capítulos más viejos por la televisión abierta (una y otra vez). Ventajas: también conozco las líneas narrativas y, aún mejor, un capítulo de una serie… ¡es muchísimo más corto! Para los estudiantes principiantes, “lo bueno, si breve, dos veces bueno”. Claro que también es posible verlas en inglés con subtítulos en español por cable, pero, si me preguntan mi opinión, respondería que no me parece de gran utilidad para progresar en español y que no representa un gran desafío para el espectador.

También en Argentina es posible ver películas, series, documentales y telenovelas (argentinas o latinoamericanas, principalmente) con subtítulos en español por un canal de cable llamado “Volver”. Por supuesto, siempre se trata de programas ya emitidos en el pasado y el objetivo de los subtítulos es satisfacer las necesidades de las personas que no pueden oír (ciertos D.V.D. argentinos tienen también subtítulos en español por la misma causa). Sin importar la causa, sirven y muy bien a los intereses de un estudiante de español.

Las películas y series de dibujos animados también son una excelente elección, y para todos los niveles. Son cortas y divertidas; el vocabulario, simple y concreto; las conversaciones, cortas. Una vez más, las recomiendo dobladas al español y no tanto con subtítulos (sí, si están en español).

En Internet, “You Tube” ofrece miles de posibilidades diferentes. Es posible ver comerciales, canciones, partes de programas, escenas de películas, hasta grabaciones domésticas. ¡Es un verdadero universo audiovisual! Mucho material tiene, incluso, subtítulos en español y su extensión es… ¡muy breve! en muchos casos. Una verdadera bendición para el estudiante de español.

En cuanto al “medio” (televisión, D.V.D., cine), creo que lo ideal para los principiantes es el D.V.D., pues les permite repetir escenas cuantas veces necesiten, ver por escenas, agregar subtítulos, elegir diferentes idiomas, etc. Ni la televisión ni el cine permiten “rebobinar”, repetir ni “adelantar” partes de la película o de la serie.

Siempre resultan muy interesantes y útiles para todos (principiantes, intermedios o avanzados) los noticieros y los documentales. Los primeros porque nos informan y suelen utilizar un nivel de lenguaje neutro y más o menos formal, lo que facilita un poco más la comprensión (C.N.N. en español es una opción, por ejemplo). Los documentales especialmente para conocer vocabulario específico relacionado con cierto campo del saber (medicina, historia, geografía, biología, medio ambiente, psicología, turismo, ciencia, etc.). Ver en español programas de canales como “National Geographic”, “Animal Planet”, “History Channel”, o acaso alquilar o comprar un D.V.D. sobre tango, fútbol, vino, el Che, Evita, etc. con seguridad beneficiará lingüística y culturalmente a quien lo haga. Recordemos además que los noticieros y documentales son formatos audiovisuales mucho más cortos que una película.

Los estudiantes de nivel intermedio y avanzado, por supuesto, tendrán muchísima más libertad a la hora de elegir el medio, el tema y la extensión de aquello que planean ver. Cuanto más vocabulario y conocimiento de los tiempos verbales tenga el espectador, más comprenderá y más fácil le resultará seguir la historia. De todas maneras, son válidas también para ellos las recomendaciones anteriores, y aún más, pues serán capaces de entender más y explotar más la actividad lingüísticamente hablando.

Ver una película, un capítulo de una serie o cualquier tipo de documento audiovisual en la clase de español es, sin excepción, la mejor de todas las opciones. Es un verdadero lujo disponer de un profesor que detenga la emisión cada vez que lo necesitemos, nos explique, nos oriente y nos ayude y compartir la actividad con un grupo de personas interesadas en practicar, debatir, conversar y comentar. Ésta es la ¡enorme! diferencia entre ver una película solo en casa o en el cine y hacerlo con amigos y un “especialista”. De lejos, lo mejor de lo mejor (Note: Expanish Spanish School offers free Cinema Club to students and non students of the school. Participants get to watch a film in Spanish with Spanish subtitles and discuss it afterwards with the profesor)

Ahora, entonces, a intentar… ¡Buena suerte!

Por: Prof. Analía Imparato[:es]‘How can i watch a film in Spanish?’ ‘What Spanish films are best for learners?’ ‘How do i watch a film in Spanish and learn from it?’ These are the questions our Expanish Spanish teachers get from students on a regular basis, so Expanish Spanish School blog decided to get some advice on the matter, below is the advice that experienced profesora Analía Imparato had to offer:

“¿Cómo veo una película en español? ¿Cuál elijo? (Ver nuestra ‘5 Films to help you learn spanish?’ para consejos) ¿Y si no entiendo nada? ¿Voy al cine o la veo en mi casa o durante mi clase de español? ¿Qué me recomienda, profesora?” Éstas son preguntas que me hacen muy frecuentemente la mayoría de mis estudiantes, bastante frustrados a veces después de un par de malas experiencias. Siempre respondo que depende del nivel de lengua que tengan (inicial, intermedio o avanzado), de sus propias preferencias en cuanto a cine y, muy especialmente, de su paciencia y su habilidad para relajarse y aceptar que… ¡no es posible entender el cien por ciento! Ni siquiera en nuestra lengua materna. Mucho depende del tipo de historia, de la calidad del audio, de la dicción de los actores, etc. Pero mucho más depende de uno mismo y de la actitud con la que se predisponga a realizar cualquier tipo de actividad. En este caso, si me obsesiono con entender absolutamente todo, es muy probable que termine no entendiendo nada de nada.

Lo más importante: siempre elegir la película (y cualquier cosa en general) basándonos en nuestros gustos. Es obvio que, si odio las películas románticas en general, tampoco me gustarán en español y no lo pasaré muy bien viendo una. Cuando me preparo a hacer algo que previamente me parece interesante o atractivo, estoy mejor predispuesto a entender, disfrutar y aprender.

Para aquellos que recién están empezando a aprender español, creo que no hay nada mejor que ver una película que ya hayan visto antes en su lengua materna o en inglés (el idioma dominante de la mayor producción cinematográfica del mundo) doblada (es decir, hablada) en español, sin subtítulos. ¿Por qué? Saber cómo empieza y termina la historia que voy a ver calma mucho la ansiedad y el nerviosismo de “perder información” por la dificultad para entender y “seguir” la narración. Si ya sé lo que va a pasar, puedo relajarme mucho más y concentrarme en otros aspectos más interesantes y útiles para mejorar mi español (la entonación, el vocabulario, la fraseología, las pausas, el “habla de la calle”, etc.). Como sé que el personaje de Leonardo Di Caprio morirá al final de Titanic, puedo prestarle más atención a la estrategia verbal que está usando para enamorar a Kate Winslet. ¿O no?

En Argentina, es posible ver este tipo de películas, algo “viejas” y dobladas, “grandes éxitos” del cine de todos los tiempos, por los canales de la televisión abierta (señales para todo el público) y, a veces, en algunos canales de la televisión por cable.

Vale también ver las series favoritas (Sex and the city, Dr. House, Desperate housewives, The Simpsons, Seinfeld, Friends, etc.) dobladas al español. Una vez más, en Argentina se transmiten los capítulos más viejos por la televisión abierta (una y otra vez). Ventajas: también conozco las líneas narrativas y, aún mejor, un capítulo de una serie… ¡es muchísimo más corto! Para los estudiantes principiantes, “lo bueno, si breve, dos veces bueno”. Claro que también es posible verlas en inglés con subtítulos en español por cable, pero, si me preguntan mi opinión, respondería que no me parece de gran utilidad para progresar en español y que no representa un gran desafío para el espectador.

También en Argentina es posible ver películas, series, documentales y telenovelas (argentinas o latinoamericanas, principalmente) con subtítulos en español por un canal de cable llamado “Volver”. Por supuesto, siempre se trata de programas ya emitidos en el pasado y el objetivo de los subtítulos es satisfacer las necesidades de las personas que no pueden oír (ciertos D.V.D. argentinos tienen también subtítulos en español por la misma causa). Sin importar la causa, sirven y muy bien a los intereses de un estudiante de español.

Las películas y series de dibujos animados también son una excelente elección, y para todos los niveles. Son cortas y divertidas; el vocabulario, simple y concreto; las conversaciones, cortas. Una vez más, las recomiendo dobladas al español y no tanto con subtítulos (sí, si están en español).

En Internet, “You Tube” ofrece miles de posibilidades diferentes. Es posible ver comerciales, canciones, partes de programas, escenas de películas, hasta grabaciones domésticas. ¡Es un verdadero universo audiovisual! Mucho material tiene, incluso, subtítulos en español y su extensión es… ¡muy breve! en muchos casos. Una verdadera bendición para el estudiante de español.

En cuanto al “medio” (televisión, D.V.D., cine), creo que lo ideal para los principiantes es el D.V.D., pues les permite repetir escenas cuantas veces necesiten, ver por escenas, agregar subtítulos, elegir diferentes idiomas, etc. Ni la televisión ni el cine permiten “rebobinar”, repetir ni “adelantar” partes de la película o de la serie.

Siempre resultan muy interesantes y útiles para todos (principiantes, intermedios o avanzados) los noticieros y los documentales. Los primeros porque nos informan y suelen utilizar un nivel de lenguaje neutro y más o menos formal, lo que facilita un poco más la comprensión (C.N.N. en español es una opción, por ejemplo). Los documentales especialmente para conocer vocabulario específico relacionado con cierto campo del saber (medicina, historia, geografía, biología, medio ambiente, psicología, turismo, ciencia, etc.). Ver en español programas de canales como “National Geographic”, “Animal Planet”, “History Channel”, o acaso alquilar o comprar un D.V.D. sobre tango, fútbol, vino, el Che, Evita, etc. con seguridad beneficiará lingüística y culturalmente a quien lo haga. Recordemos además que los noticieros y documentales son formatos audiovisuales mucho más cortos que una película.

Los estudiantes de nivel intermedio y avanzado, por supuesto, tendrán muchísima más libertad a la hora de elegir el medio, el tema y la extensión de aquello que planean ver. Cuanto más vocabulario y conocimiento de los tiempos verbales tenga el espectador, más comprenderá y más fácil le resultará seguir la historia. De todas maneras, son válidas también para ellos las recomendaciones anteriores, y aún más, pues serán capaces de entender más y explotar más la actividad lingüísticamente hablando.

Ver una película, un capítulo de una serie o cualquier tipo de documento audiovisual en la clase de español es, sin excepción, la mejor de todas las opciones. Es un verdadero lujo disponer de un profesor que detenga la emisión cada vez que lo necesitemos, nos explique, nos oriente y nos ayude y compartir la actividad con un grupo de personas interesadas en practicar, debatir, conversar y comentar. Ésta es la ¡enorme! diferencia entre ver una película solo en casa o en el cine y hacerlo con amigos y un “especialista”. De lejos, lo mejor de lo mejor (Note: Expanish Spanish School offers free Cinema Club to students and non students of the school. Participants get to watch a film in Spanish with Spanish subtitles and discuss it afterwards with the profesor)

Ahora, entonces, a intentar… ¡Buena suerte!

Por: Prof. Analía Imparato[:pt]‘How can i watch a film in Spanish?’ ‘What Spanish films are best for learners?’ ‘How do i watch a film in Spanish and learn from it?’ These are the questions our Expanish Spanish teachers get from students on a regular basis, so Expanish Spanish School blog decided to get some advice on the matter, below is the advice that experienced profesora Analía Imparato had to offer:

“¿Cómo veo una película en español? ¿Cuál elijo? (Ver nuestra ‘5 Films to help you learn spanish?’ para consejos) ¿Y si no entiendo nada? ¿Voy al cine o la veo en mi casa o durante mi clase de español? ¿Qué me recomienda, profesora?” Éstas son preguntas que me hacen muy frecuentemente la mayoría de mis estudiantes, bastante frustrados a veces después de un par de malas experiencias. Siempre respondo que depende del nivel de lengua que tengan (inicial, intermedio o avanzado), de sus propias preferencias en cuanto a cine y, muy especialmente, de su paciencia y su habilidad para relajarse y aceptar que… ¡no es posible entender el cien por ciento! Ni siquiera en nuestra lengua materna. Mucho depende del tipo de historia, de la calidad del audio, de la dicción de los actores, etc. Pero mucho más depende de uno mismo y de la actitud con la que se predisponga a realizar cualquier tipo de actividad. En este caso, si me obsesiono con entender absolutamente todo, es muy probable que termine no entendiendo nada de nada.

Lo más importante: siempre elegir la película (y cualquier cosa en general) basándonos en nuestros gustos. Es obvio que, si odio las películas románticas en general, tampoco me gustarán en español y no lo pasaré muy bien viendo una. Cuando me preparo a hacer algo que previamente me parece interesante o atractivo, estoy mejor predispuesto a entender, disfrutar y aprender.

Para aquellos que recién están empezando a aprender español, creo que no hay nada mejor que ver una película que ya hayan visto antes en su lengua materna o en inglés (el idioma dominante de la mayor producción cinematográfica del mundo) doblada (es decir, hablada) en español, sin subtítulos. ¿Por qué? Saber cómo empieza y termina la historia que voy a ver calma mucho la ansiedad y el nerviosismo de “perder información” por la dificultad para entender y “seguir” la narración. Si ya sé lo que va a pasar, puedo relajarme mucho más y concentrarme en otros aspectos más interesantes y útiles para mejorar mi español (la entonación, el vocabulario, la fraseología, las pausas, el “habla de la calle”, etc.). Como sé que el personaje de Leonardo Di Caprio morirá al final de Titanic, puedo prestarle más atención a la estrategia verbal que está usando para enamorar a Kate Winslet. ¿O no?

En Argentina, es posible ver este tipo de películas, algo “viejas” y dobladas, “grandes éxitos” del cine de todos los tiempos, por los canales de la televisión abierta (señales para todo el público) y, a veces, en algunos canales de la televisión por cable.

Vale también ver las series favoritas (Sex and the city, Dr. House, Desperate housewives, The Simpsons, Seinfeld, Friends, etc.) dobladas al español. Una vez más, en Argentina se transmiten los capítulos más viejos por la televisión abierta (una y otra vez). Ventajas: también conozco las líneas narrativas y, aún mejor, un capítulo de una serie… ¡es muchísimo más corto! Para los estudiantes principiantes, “lo bueno, si breve, dos veces bueno”. Claro que también es posible verlas en inglés con subtítulos en español por cable, pero, si me preguntan mi opinión, respondería que no me parece de gran utilidad para progresar en español y que no representa un gran desafío para el espectador.

También en Argentina es posible ver películas, series, documentales y telenovelas (argentinas o latinoamericanas, principalmente) con subtítulos en español por un canal de cable llamado “Volver”. Por supuesto, siempre se trata de programas ya emitidos en el pasado y el objetivo de los subtítulos es satisfacer las necesidades de las personas que no pueden oír (ciertos D.V.D. argentinos tienen también subtítulos en español por la misma causa). Sin importar la causa, sirven y muy bien a los intereses de un estudiante de español.

Las películas y series de dibujos animados también son una excelente elección, y para todos los niveles. Son cortas y divertidas; el vocabulario, simple y concreto; las conversaciones, cortas. Una vez más, las recomiendo dobladas al español y no tanto con subtítulos (sí, si están en español).

En Internet, “You Tube” ofrece miles de posibilidades diferentes. Es posible ver comerciales, canciones, partes de programas, escenas de películas, hasta grabaciones domésticas. ¡Es un verdadero universo audiovisual! Mucho material tiene, incluso, subtítulos en español y su extensión es… ¡muy breve! en muchos casos. Una verdadera bendición para el estudiante de español.

En cuanto al “medio” (televisión, D.V.D., cine), creo que lo ideal para los principiantes es el D.V.D., pues les permite repetir escenas cuantas veces necesiten, ver por escenas, agregar subtítulos, elegir diferentes idiomas, etc. Ni la televisión ni el cine permiten “rebobinar”, repetir ni “adelantar” partes de la película o de la serie.

Siempre resultan muy interesantes y útiles para todos (principiantes, intermedios o avanzados) los noticieros y los documentales. Los primeros porque nos informan y suelen utilizar un nivel de lenguaje neutro y más o menos formal, lo que facilita un poco más la comprensión (C.N.N. en español es una opción, por ejemplo). Los documentales especialmente para conocer vocabulario específico relacionado con cierto campo del saber (medicina, historia, geografía, biología, medio ambiente, psicología, turismo, ciencia, etc.). Ver en español programas de canales como “National Geographic”, “Animal Planet”, “History Channel”, o acaso alquilar o comprar un D.V.D. sobre tango, fútbol, vino, el Che, Evita, etc. con seguridad beneficiará lingüística y culturalmente a quien lo haga. Recordemos además que los noticieros y documentales son formatos audiovisuales mucho más cortos que una película.

Los estudiantes de nivel intermedio y avanzado, por supuesto, tendrán muchísima más libertad a la hora de elegir el medio, el tema y la extensión de aquello que planean ver. Cuanto más vocabulario y conocimiento de los tiempos verbales tenga el espectador, más comprenderá y más fácil le resultará seguir la historia. De todas maneras, son válidas también para ellos las recomendaciones anteriores, y aún más, pues serán capaces de entender más y explotar más la actividad lingüísticamente hablando.

Ver una película, un capítulo de una serie o cualquier tipo de documento audiovisual en la clase de español es, sin excepción, la mejor de todas las opciones. Es un verdadero lujo disponer de un profesor que detenga la emisión cada vez que lo necesitemos, nos explique, nos oriente y nos ayude y compartir la actividad con un grupo de personas interesadas en practicar, debatir, conversar y comentar. Ésta es la ¡enorme! diferencia entre ver una película solo en casa o en el cine y hacerlo con amigos y un “especialista”. De lejos, lo mejor de lo mejor (Note: Expanish Spanish School offers free Cinema Club to students and non students of the school. Participants get to watch a film in Spanish with Spanish subtitles and discuss it afterwards with the profesor)

Ahora, entonces, a intentar… ¡Buena suerte!

Por: Prof. Analía Imparato[:de]‘How can i watch a film in Spanish?’ ‘What Spanish films are best for learners?’ ‘How do i watch a film in Spanish and learn from it?’ These are the questions our Expanish Spanish teachers get from students on a regular basis, so Expanish Spanish School blog decided to get some advice on the matter, below is the advice that experienced profesora Analía Imparato had to offer:

“¿Cómo veo una película en español? ¿Cuál elijo? (Ver nuestra ‘5 Films to help you learn spanish?’ para consejos) ¿Y si no entiendo nada? ¿Voy al cine o la veo en mi casa o durante mi clase de español? ¿Qué me recomienda, profesora?” Éstas son preguntas que me hacen muy frecuentemente la mayoría de mis estudiantes, bastante frustrados a veces después de un par de malas experiencias. Siempre respondo que depende del nivel de lengua que tengan (inicial, intermedio o avanzado), de sus propias preferencias en cuanto a cine y, muy especialmente, de su paciencia y su habilidad para relajarse y aceptar que… ¡no es posible entender el cien por ciento! Ni siquiera en nuestra lengua materna. Mucho depende del tipo de historia, de la calidad del audio, de la dicción de los actores, etc. Pero mucho más depende de uno mismo y de la actitud con la que se predisponga a realizar cualquier tipo de actividad. En este caso, si me obsesiono con entender absolutamente todo, es muy probable que termine no entendiendo nada de nada.

Lo más importante: siempre elegir la película (y cualquier cosa en general) basándonos en nuestros gustos. Es obvio que, si odio las películas románticas en general, tampoco me gustarán en español y no lo pasaré muy bien viendo una. Cuando me preparo a hacer algo que previamente me parece interesante o atractivo, estoy mejor predispuesto a entender, disfrutar y aprender.

Para aquellos que recién están empezando a aprender español, creo que no hay nada mejor que ver una película que ya hayan visto antes en su lengua materna o en inglés (el idioma dominante de la mayor producción cinematográfica del mundo) doblada (es decir, hablada) en español, sin subtítulos. ¿Por qué? Saber cómo empieza y termina la historia que voy a ver calma mucho la ansiedad y el nerviosismo de “perder información” por la dificultad para entender y “seguir” la narración. Si ya sé lo que va a pasar, puedo relajarme mucho más y concentrarme en otros aspectos más interesantes y útiles para mejorar mi español (la entonación, el vocabulario, la fraseología, las pausas, el “habla de la calle”, etc.). Como sé que el personaje de Leonardo Di Caprio morirá al final de Titanic, puedo prestarle más atención a la estrategia verbal que está usando para enamorar a Kate Winslet. ¿O no?

En Argentina, es posible ver este tipo de películas, algo “viejas” y dobladas, “grandes éxitos” del cine de todos los tiempos, por los canales de la televisión abierta (señales para todo el público) y, a veces, en algunos canales de la televisión por cable.

Vale también ver las series favoritas (Sex and the city, Dr. House, Desperate housewives, The Simpsons, Seinfeld, Friends, etc.) dobladas al español. Una vez más, en Argentina se transmiten los capítulos más viejos por la televisión abierta (una y otra vez). Ventajas: también conozco las líneas narrativas y, aún mejor, un capítulo de una serie… ¡es muchísimo más corto! Para los estudiantes principiantes, “lo bueno, si breve, dos veces bueno”. Claro que también es posible verlas en inglés con subtítulos en español por cable, pero, si me preguntan mi opinión, respondería que no me parece de gran utilidad para progresar en español y que no representa un gran desafío para el espectador.

También en Argentina es posible ver películas, series, documentales y telenovelas (argentinas o latinoamericanas, principalmente) con subtítulos en español por un canal de cable llamado “Volver”. Por supuesto, siempre se trata de programas ya emitidos en el pasado y el objetivo de los subtítulos es satisfacer las necesidades de las personas que no pueden oír (ciertos D.V.D. argentinos tienen también subtítulos en español por la misma causa). Sin importar la causa, sirven y muy bien a los intereses de un estudiante de español.

Las películas y series de dibujos animados también son una excelente elección, y para todos los niveles. Son cortas y divertidas; el vocabulario, simple y concreto; las conversaciones, cortas. Una vez más, las recomiendo dobladas al español y no tanto con subtítulos (sí, si están en español).

En Internet, “You Tube” ofrece miles de posibilidades diferentes. Es posible ver comerciales, canciones, partes de programas, escenas de películas, hasta grabaciones domésticas. ¡Es un verdadero universo audiovisual! Mucho material tiene, incluso, subtítulos en español y su extensión es… ¡muy breve! en muchos casos. Una verdadera bendición para el estudiante de español.

En cuanto al “medio” (televisión, D.V.D., cine), creo que lo ideal para los principiantes es el D.V.D., pues les permite repetir escenas cuantas veces necesiten, ver por escenas, agregar subtítulos, elegir diferentes idiomas, etc. Ni la televisión ni el cine permiten “rebobinar”, repetir ni “adelantar” partes de la película o de la serie.

Siempre resultan muy interesantes y útiles para todos (principiantes, intermedios o avanzados) los noticieros y los documentales. Los primeros porque nos informan y suelen utilizar un nivel de lenguaje neutro y más o menos formal, lo que facilita un poco más la comprensión (C.N.N. en español es una opción, por ejemplo). Los documentales especialmente para conocer vocabulario específico relacionado con cierto campo del saber (medicina, historia, geografía, biología, medio ambiente, psicología, turismo, ciencia, etc.). Ver en español programas de canales como “National Geographic”, “Animal Planet”, “History Channel”, o acaso alquilar o comprar un D.V.D. sobre tango, fútbol, vino, el Che, Evita, etc. con seguridad beneficiará lingüística y culturalmente a quien lo haga. Recordemos además que los noticieros y documentales son formatos audiovisuales mucho más cortos que una película.

Los estudiantes de nivel intermedio y avanzado, por supuesto, tendrán muchísima más libertad a la hora de elegir el medio, el tema y la extensión de aquello que planean ver. Cuanto más vocabulario y conocimiento de los tiempos verbales tenga el espectador, más comprenderá y más fácil le resultará seguir la historia. De todas maneras, son válidas también para ellos las recomendaciones anteriores, y aún más, pues serán capaces de entender más y explotar más la actividad lingüísticamente hablando.

Ver una película, un capítulo de una serie o cualquier tipo de documento audiovisual en la clase de español es, sin excepción, la mejor de todas las opciones. Es un verdadero lujo disponer de un profesor que detenga la emisión cada vez que lo necesitemos, nos explique, nos oriente y nos ayude y compartir la actividad con un grupo de personas interesadas en practicar, debatir, conversar y comentar. Ésta es la ¡enorme! diferencia entre ver una película solo en casa o en el cine y hacerlo con amigos y un “especialista”. De lejos, lo mejor de lo mejor (Note: Expanish Spanish School offers free Cinema Club to students and non students of the school. Participants get to watch a film in Spanish with Spanish subtitles and discuss it afterwards with the profesor)

Ahora, entonces, a intentar… ¡Buena suerte!

Por: Prof. Analía Imparato[:nl]‘How can i watch a film in Spanish?’ ‘What Spanish films are best for learners?’ ‘How do i watch a film in Spanish and learn from it?’ These are the questions our Expanish Spanish teachers get from students on a regular basis, so Expanish Spanish School blog decided to get some advice on the matter, below is the advice that experienced profesora Analía Imparato had to offer:

“¿Cómo veo una película en español? ¿Cuál elijo? (Ver nuestra ‘5 Films to help you learn spanish?’ para consejos) ¿Y si no entiendo nada? ¿Voy al cine o la veo en mi casa o durante mi clase de español? ¿Qué me recomienda, profesora?” Éstas son preguntas que me hacen muy frecuentemente la mayoría de mis estudiantes, bastante frustrados a veces después de un par de malas experiencias. Siempre respondo que depende del nivel de lengua que tengan (inicial, intermedio o avanzado), de sus propias preferencias en cuanto a cine y, muy especialmente, de su paciencia y su habilidad para relajarse y aceptar que… ¡no es posible entender el cien por ciento! Ni siquiera en nuestra lengua materna. Mucho depende del tipo de historia, de la calidad del audio, de la dicción de los actores, etc. Pero mucho más depende de uno mismo y de la actitud con la que se predisponga a realizar cualquier tipo de actividad. En este caso, si me obsesiono con entender absolutamente todo, es muy probable que termine no entendiendo nada de nada.

Lo más importante: siempre elegir la película (y cualquier cosa en general) basándonos en nuestros gustos. Es obvio que, si odio las películas románticas en general, tampoco me gustarán en español y no lo pasaré muy bien viendo una. Cuando me preparo a hacer algo que previamente me parece interesante o atractivo, estoy mejor predispuesto a entender, disfrutar y aprender.

Para aquellos que recién están empezando a aprender español, creo que no hay nada mejor que ver una película que ya hayan visto antes en su lengua materna o en inglés (el idioma dominante de la mayor producción cinematográfica del mundo) doblada (es decir, hablada) en español, sin subtítulos. ¿Por qué? Saber cómo empieza y termina la historia que voy a ver calma mucho la ansiedad y el nerviosismo de “perder información” por la dificultad para entender y “seguir” la narración. Si ya sé lo que va a pasar, puedo relajarme mucho más y concentrarme en otros aspectos más interesantes y útiles para mejorar mi español (la entonación, el vocabulario, la fraseología, las pausas, el “habla de la calle”, etc.). Como sé que el personaje de Leonardo Di Caprio morirá al final de Titanic, puedo prestarle más atención a la estrategia verbal que está usando para enamorar a Kate Winslet. ¿O no?

En Argentina, es posible ver este tipo de películas, algo “viejas” y dobladas, “grandes éxitos” del cine de todos los tiempos, por los canales de la televisión abierta (señales para todo el público) y, a veces, en algunos canales de la televisión por cable.

Vale también ver las series favoritas (Sex and the city, Dr. House, Desperate housewives, The Simpsons, Seinfeld, Friends, etc.) dobladas al español. Una vez más, en Argentina se transmiten los capítulos más viejos por la televisión abierta (una y otra vez). Ventajas: también conozco las líneas narrativas y, aún mejor, un capítulo de una serie… ¡es muchísimo más corto! Para los estudiantes principiantes, “lo bueno, si breve, dos veces bueno”. Claro que también es posible verlas en inglés con subtítulos en español por cable, pero, si me preguntan mi opinión, respondería que no me parece de gran utilidad para progresar en español y que no representa un gran desafío para el espectador.

También en Argentina es posible ver películas, series, documentales y telenovelas (argentinas o latinoamericanas, principalmente) con subtítulos en español por un canal de cable llamado “Volver”. Por supuesto, siempre se trata de programas ya emitidos en el pasado y el objetivo de los subtítulos es satisfacer las necesidades de las personas que no pueden oír (ciertos D.V.D. argentinos tienen también subtítulos en español por la misma causa). Sin importar la causa, sirven y muy bien a los intereses de un estudiante de español.

Las películas y series de dibujos animados también son una excelente elección, y para todos los niveles. Son cortas y divertidas; el vocabulario, simple y concreto; las conversaciones, cortas. Una vez más, las recomiendo dobladas al español y no tanto con subtítulos (sí, si están en español).

En Internet, “You Tube” ofrece miles de posibilidades diferentes. Es posible ver comerciales, canciones, partes de programas, escenas de películas, hasta grabaciones domésticas. ¡Es un verdadero universo audiovisual! Mucho material tiene, incluso, subtítulos en español y su extensión es… ¡muy breve! en muchos casos. Una verdadera bendición para el estudiante de español.

En cuanto al “medio” (televisión, D.V.D., cine), creo que lo ideal para los principiantes es el D.V.D., pues les permite repetir escenas cuantas veces necesiten, ver por escenas, agregar subtítulos, elegir diferentes idiomas, etc. Ni la televisión ni el cine permiten “rebobinar”, repetir ni “adelantar” partes de la película o de la serie.

Siempre resultan muy interesantes y útiles para todos (principiantes, intermedios o avanzados) los noticieros y los documentales. Los primeros porque nos informan y suelen utilizar un nivel de lenguaje neutro y más o menos formal, lo que facilita un poco más la comprensión (C.N.N. en español es una opción, por ejemplo). Los documentales especialmente para conocer vocabulario específico relacionado con cierto campo del saber (medicina, historia, geografía, biología, medio ambiente, psicología, turismo, ciencia, etc.). Ver en español programas de canales como “National Geographic”, “Animal Planet”, “History Channel”, o acaso alquilar o comprar un D.V.D. sobre tango, fútbol, vino, el Che, Evita, etc. con seguridad beneficiará lingüística y culturalmente a quien lo haga. Recordemos además que los noticieros y documentales son formatos audiovisuales mucho más cortos que una película.

Los estudiantes de nivel intermedio y avanzado, por supuesto, tendrán muchísima más libertad a la hora de elegir el medio, el tema y la extensión de aquello que planean ver. Cuanto más vocabulario y conocimiento de los tiempos verbales tenga el espectador, más comprenderá y más fácil le resultará seguir la historia. De todas maneras, son válidas también para ellos las recomendaciones anteriores, y aún más, pues serán capaces de entender más y explotar más la actividad lingüísticamente hablando.

Ver una película, un capítulo de una serie o cualquier tipo de documento audiovisual en la clase de español es, sin excepción, la mejor de todas las opciones. Es un verdadero lujo disponer de un profesor que detenga la emisión cada vez que lo necesitemos, nos explique, nos oriente y nos ayude y compartir la actividad con un grupo de personas interesadas en practicar, debatir, conversar y comentar. Ésta es la ¡enorme! diferencia entre ver una película solo en casa o en el cine y hacerlo con amigos y un “especialista”. De lejos, lo mejor de lo mejor (Note: Expanish Spanish School offers free Cinema Club to students and non students of the school. Participants get to watch a film in Spanish with Spanish subtitles and discuss it afterwards with the profesor)

Ahora, entonces, a intentar… ¡Buena suerte!

Por: Prof. Analía Imparato[:fr]‘How can i watch a film in Spanish?’ ‘What Spanish films are best for learners?’ ‘How do i watch a film in Spanish and learn from it?’ These are the questions our Expanish Spanish teachers get from students on a regular basis, so Expanish Spanish School blog decided to get some advice on the matter, below is the advice that experienced profesora Analía Imparato had to offer:

“¿Cómo veo una película en español? ¿Cuál elijo? (Ver nuestra ‘5 Films to help you learn spanish?’ para consejos) ¿Y si no entiendo nada? ¿Voy al cine o la veo en mi casa o durante mi clase de español? ¿Qué me recomienda, profesora?” Éstas son preguntas que me hacen muy frecuentemente la mayoría de mis estudiantes, bastante frustrados a veces después de un par de malas experiencias. Siempre respondo que depende del nivel de lengua que tengan (inicial, intermedio o avanzado), de sus propias preferencias en cuanto a cine y, muy especialmente, de su paciencia y su habilidad para relajarse y aceptar que… ¡no es posible entender el cien por ciento! Ni siquiera en nuestra lengua materna. Mucho depende del tipo de historia, de la calidad del audio, de la dicción de los actores, etc. Pero mucho más depende de uno mismo y de la actitud con la que se predisponga a realizar cualquier tipo de actividad. En este caso, si me obsesiono con entender absolutamente todo, es muy probable que termine no entendiendo nada de nada.

Lo más importante: siempre elegir la película (y cualquier cosa en general) basándonos en nuestros gustos. Es obvio que, si odio las películas románticas en general, tampoco me gustarán en español y no lo pasaré muy bien viendo una. Cuando me preparo a hacer algo que previamente me parece interesante o atractivo, estoy mejor predispuesto a entender, disfrutar y aprender.

Para aquellos que recién están empezando a aprender español, creo que no hay nada mejor que ver una película que ya hayan visto antes en su lengua materna o en inglés (el idioma dominante de la mayor producción cinematográfica del mundo) doblada (es decir, hablada) en español, sin subtítulos. ¿Por qué? Saber cómo empieza y termina la historia que voy a ver calma mucho la ansiedad y el nerviosismo de “perder información” por la dificultad para entender y “seguir” la narración. Si ya sé lo que va a pasar, puedo relajarme mucho más y concentrarme en otros aspectos más interesantes y útiles para mejorar mi español (la entonación, el vocabulario, la fraseología, las pausas, el “habla de la calle”, etc.). Como sé que el personaje de Leonardo Di Caprio morirá al final de Titanic, puedo prestarle más atención a la estrategia verbal que está usando para enamorar a Kate Winslet. ¿O no?

En Argentina, es posible ver este tipo de películas, algo “viejas” y dobladas, “grandes éxitos” del cine de todos los tiempos, por los canales de la televisión abierta (señales para todo el público) y, a veces, en algunos canales de la televisión por cable.

Vale también ver las series favoritas (Sex and the city, Dr. House, Desperate housewives, The Simpsons, Seinfeld, Friends, etc.) dobladas al español. Una vez más, en Argentina se transmiten los capítulos más viejos por la televisión abierta (una y otra vez). Ventajas: también conozco las líneas narrativas y, aún mejor, un capítulo de una serie… ¡es muchísimo más corto! Para los estudiantes principiantes, “lo bueno, si breve, dos veces bueno”. Claro que también es posible verlas en inglés con subtítulos en español por cable, pero, si me preguntan mi opinión, respondería que no me parece de gran utilidad para progresar en español y que no representa un gran desafío para el espectador.

También en Argentina es posible ver películas, series, documentales y telenovelas (argentinas o latinoamericanas, principalmente) con subtítulos en español por un canal de cable llamado “Volver”. Por supuesto, siempre se trata de programas ya emitidos en el pasado y el objetivo de los subtítulos es satisfacer las necesidades de las personas que no pueden oír (ciertos D.V.D. argentinos tienen también subtítulos en español por la misma causa). Sin importar la causa, sirven y muy bien a los intereses de un estudiante de español.

Las películas y series de dibujos animados también son una excelente elección, y para todos los niveles. Son cortas y divertidas; el vocabulario, simple y concreto; las conversaciones, cortas. Una vez más, las recomiendo dobladas al español y no tanto con subtítulos (sí, si están en español).

En Internet, “You Tube” ofrece miles de posibilidades diferentes. Es posible ver comerciales, canciones, partes de programas, escenas de películas, hasta grabaciones domésticas. ¡Es un verdadero universo audiovisual! Mucho material tiene, incluso, subtítulos en español y su extensión es… ¡muy breve! en muchos casos. Una verdadera bendición para el estudiante de español.

En cuanto al “medio” (televisión, D.V.D., cine), creo que lo ideal para los principiantes es el D.V.D., pues les permite repetir escenas cuantas veces necesiten, ver por escenas, agregar subtítulos, elegir diferentes idiomas, etc. Ni la televisión ni el cine permiten “rebobinar”, repetir ni “adelantar” partes de la película o de la serie.

Siempre resultan muy interesantes y útiles para todos (principiantes, intermedios o avanzados) los noticieros y los documentales. Los primeros porque nos informan y suelen utilizar un nivel de lenguaje neutro y más o menos formal, lo que facilita un poco más la comprensión (C.N.N. en español es una opción, por ejemplo). Los documentales especialmente para conocer vocabulario específico relacionado con cierto campo del saber (medicina, historia, geografía, biología, medio ambiente, psicología, turismo, ciencia, etc.). Ver en español programas de canales como “National Geographic”, “Animal Planet”, “History Channel”, o acaso alquilar o comprar un D.V.D. sobre tango, fútbol, vino, el Che, Evita, etc. con seguridad beneficiará lingüística y culturalmente a quien lo haga. Recordemos además que los noticieros y documentales son formatos audiovisuales mucho más cortos que una película.

Los estudiantes de nivel intermedio y avanzado, por supuesto, tendrán muchísima más libertad a la hora de elegir el medio, el tema y la extensión de aquello que planean ver. Cuanto más vocabulario y conocimiento de los tiempos verbales tenga el espectador, más comprenderá y más fácil le resultará seguir la historia. De todas maneras, son válidas también para ellos las recomendaciones anteriores, y aún más, pues serán capaces de entender más y explotar más la actividad lingüísticamente hablando.

Ver una película, un capítulo de una serie o cualquier tipo de documento audiovisual en la clase de español es, sin excepción, la mejor de todas las opciones. Es un verdadero lujo disponer de un profesor que detenga la emisión cada vez que lo necesitemos, nos explique, nos oriente y nos ayude y compartir la actividad con un grupo de personas interesadas en practicar, debatir, conversar y comentar. Ésta es la ¡enorme! diferencia entre ver una película solo en casa o en el cine y hacerlo con amigos y un “especialista”. De lejos, lo mejor de lo mejor (Note: Expanish Spanish School offers free Cinema Club to students and non students of the school. Participants get to watch a film in Spanish with Spanish subtitles and discuss it afterwards with the profesor)

Ahora, entonces, a intentar… ¡Buena suerte!

Por: Prof. Analía Imparato[:sv]‘How can i watch a film in Spanish?’ ‘What Spanish films are best for learners?’ ‘How do i watch a film in Spanish and learn from it?’ These are the questions our Expanish Spanish teachers get from students on a regular basis, so Expanish Spanish School blog decided to get some advice on the matter, below is the advice that experienced profesora Analía Imparato had to offer:

“¿Cómo veo una película en español? ¿Cuál elijo? (Ver nuestra ‘5 Films to help you learn spanish?’ para consejos) ¿Y si no entiendo nada? ¿Voy al cine o la veo en mi casa o durante mi clase de español? ¿Qué me recomienda, profesora?” Éstas son preguntas que me hacen muy frecuentemente la mayoría de mis estudiantes, bastante frustrados a veces después de un par de malas experiencias. Siempre respondo que depende del nivel de lengua que tengan (inicial, intermedio o avanzado), de sus propias preferencias en cuanto a cine y, muy especialmente, de su paciencia y su habilidad para relajarse y aceptar que… ¡no es posible entender el cien por ciento! Ni siquiera en nuestra lengua materna. Mucho depende del tipo de historia, de la calidad del audio, de la dicción de los actores, etc. Pero mucho más depende de uno mismo y de la actitud con la que se predisponga a realizar cualquier tipo de actividad. En este caso, si me obsesiono con entender absolutamente todo, es muy probable que termine no entendiendo nada de nada.

Lo más importante: siempre elegir la película (y cualquier cosa en general) basándonos en nuestros gustos. Es obvio que, si odio las películas románticas en general, tampoco me gustarán en español y no lo pasaré muy bien viendo una. Cuando me preparo a hacer algo que previamente me parece interesante o atractivo, estoy mejor predispuesto a entender, disfrutar y aprender.

Para aquellos que recién están empezando a aprender español, creo que no hay nada mejor que ver una película que ya hayan visto antes en su lengua materna o en inglés (el idioma dominante de la mayor producción cinematográfica del mundo) doblada (es decir, hablada) en español, sin subtítulos. ¿Por qué? Saber cómo empieza y termina la historia que voy a ver calma mucho la ansiedad y el nerviosismo de “perder información” por la dificultad para entender y “seguir” la narración. Si ya sé lo que va a pasar, puedo relajarme mucho más y concentrarme en otros aspectos más interesantes y útiles para mejorar mi español (la entonación, el vocabulario, la fraseología, las pausas, el “habla de la calle”, etc.). Como sé que el personaje de Leonardo Di Caprio morirá al final de Titanic, puedo prestarle más atención a la estrategia verbal que está usando para enamorar a Kate Winslet. ¿O no?

En Argentina, es posible ver este tipo de películas, algo “viejas” y dobladas, “grandes éxitos” del cine de todos los tiempos, por los canales de la televisión abierta (señales para todo el público) y, a veces, en algunos canales de la televisión por cable.

Vale también ver las series favoritas (Sex and the city, Dr. House, Desperate housewives, The Simpsons, Seinfeld, Friends, etc.) dobladas al español. Una vez más, en Argentina se transmiten los capítulos más viejos por la televisión abierta (una y otra vez). Ventajas: también conozco las líneas narrativas y, aún mejor, un capítulo de una serie… ¡es muchísimo más corto! Para los estudiantes principiantes, “lo bueno, si breve, dos veces bueno”. Claro que también es posible verlas en inglés con subtítulos en español por cable, pero, si me preguntan mi opinión, respondería que no me parece de gran utilidad para progresar en español y que no representa un gran desafío para el espectador.

También en Argentina es posible ver películas, series, documentales y telenovelas (argentinas o latinoamericanas, principalmente) con subtítulos en español por un canal de cable llamado “Volver”. Por supuesto, siempre se trata de programas ya emitidos en el pasado y el objetivo de los subtítulos es satisfacer las necesidades de las personas que no pueden oír (ciertos D.V.D. argentinos tienen también subtítulos en español por la misma causa). Sin importar la causa, sirven y muy bien a los intereses de un estudiante de español.

Las películas y series de dibujos animados también son una excelente elección, y para todos los niveles. Son cortas y divertidas; el vocabulario, simple y concreto; las conversaciones, cortas. Una vez más, las recomiendo dobladas al español y no tanto con subtítulos (sí, si están en español).

En Internet, “You Tube” ofrece miles de posibilidades diferentes. Es posible ver comerciales, canciones, partes de programas, escenas de películas, hasta grabaciones domésticas. ¡Es un verdadero universo audiovisual! Mucho material tiene, incluso, subtítulos en español y su extensión es… ¡muy breve! en muchos casos. Una verdadera bendición para el estudiante de español.

En cuanto al “medio” (televisión, D.V.D., cine), creo que lo ideal para los principiantes es el D.V.D., pues les permite repetir escenas cuantas veces necesiten, ver por escenas, agregar subtítulos, elegir diferentes idiomas, etc. Ni la televisión ni el cine permiten “rebobinar”, repetir ni “adelantar” partes de la película o de la serie.

Siempre resultan muy interesantes y útiles para todos (principiantes, intermedios o avanzados) los noticieros y los documentales. Los primeros porque nos informan y suelen utilizar un nivel de lenguaje neutro y más o menos formal, lo que facilita un poco más la comprensión (C.N.N. en español es una opción, por ejemplo). Los documentales especialmente para conocer vocabulario específico relacionado con cierto campo del saber (medicina, historia, geografía, biología, medio ambiente, psicología, turismo, ciencia, etc.). Ver en español programas de canales como “National Geographic”, “Animal Planet”, “History Channel”, o acaso alquilar o comprar un D.V.D. sobre tango, fútbol, vino, el Che, Evita, etc. con seguridad beneficiará lingüística y culturalmente a quien lo haga. Recordemos además que los noticieros y documentales son formatos audiovisuales mucho más cortos que una película.

Los estudiantes de nivel intermedio y avanzado, por supuesto, tendrán muchísima más libertad a la hora de elegir el medio, el tema y la extensión de aquello que planean ver. Cuanto más vocabulario y conocimiento de los tiempos verbales tenga el espectador, más comprenderá y más fácil le resultará seguir la historia. De todas maneras, son válidas también para ellos las recomendaciones anteriores, y aún más, pues serán capaces de entender más y explotar más la actividad lingüísticamente hablando.

Ver una película, un capítulo de una serie o cualquier tipo de documento audiovisual en la clase de español es, sin excepción, la mejor de todas las opciones. Es un verdadero lujo disponer de un profesor que detenga la emisión cada vez que lo necesitemos, nos explique, nos oriente y nos ayude y compartir la actividad con un grupo de personas interesadas en practicar, debatir, conversar y comentar. Ésta es la ¡enorme! diferencia entre ver una película solo en casa o en el cine y hacerlo con amigos y un “especialista”. De lejos, lo mejor de lo mejor (Note: Expanish Spanish School offers free Cinema Club to students and non students of the school. Participants get to watch a film in Spanish with Spanish subtitles and discuss it afterwards with the profesor)

Ahora, entonces, a intentar… ¡Buena suerte!

Por: Prof. Analía Imparato[:]