A medida que transitas la trayectoria para perfeccionar tu español, llega un punto en el cual no es suficiente solo poder comunicarse. Si te tomas tu aprendizaje seriamente, en algún momento, deberás oficializar tus habilidades. Querrás tener un pedazo de papel que le dice al mundo que tu español es fantástico y nadie te puede cuestionar al respecto. Al igual que un título universitario, existen exámenes de idioma español como el DELE y el SIELE que te dan un diploma oficial que le certifica tus habilidades de español al mundo. Estos exámenes son complejos (el título no sería tan válido si no lo fuesen), por lo que deberás tomar un curso preparatorio para aprobar con tranquilidad. ¿Valen la pena las horas de estudio? Sin duda alguna. Te contaremos por qué.

taking a dele exam

  • El título es reconocido mundialmente

Los exámenes de idioma español como DELE y SIELE son expedidos por entidades gubernamentales de suma importancia, lo que significa que no hay país en el mundo que no reconozca su valor. El DELE es supervisado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España y acreditado por el Instituto Cervantes, la organización más grande del mundo dedicada a promover el estudio de la lengua española. Como tu diploma tiene el nombre de estas importantes instituciones nadie, ni un amigo ni un potencial empleador, puede cuestionar tus habilidades con el idioma con tu diploma

DELE. Por eso y más, vale muchísimo la pena tomar estos exámenes, sobre todo cuando todo lo que necesitas para estar listo para el gran dia y es un curso preparatorio corto y práctico.

2) No hace falta renovarlo, nunca

Una vez que apruebes el DELE, no tiene fecha de vencimiento. Pasa lo mismo con el SIELE y con la mayoría de los exámenes de idioma oficiales. Esto significa que los beneficios vitalicios de tener este diploma le ganan ampliamente al tiempo que inviertes preparándote para el examen y el costo relativamente bajo que cuesta aplicar para rendirlo. El único requerimiento para aplicar es que el español no sea tu primer idioma, y que no hayas ido a la primaria o a la secundaria en un país de habla hispana. Eso es todo. No hay barreras, y casi no hay riesgo. Si repruebas (que no pasará si tomas un buen curso preparatorio), lo vuelves a intentar el año siguiente.

3) Se ve genial en tu currículum

Como este exámen es expedido por el gobierno español, reconocido mundialmente y no vence, como ya vimos, es una adición fantástica para cualquier Currículum Vitae. No es lo mismo para los empleadores, ni un poco, leer “Español fluido” que ver las palabras DELE e Instituto Cervantes. Esos nombres en sí mismos son importantes, pero además, los empleadores saben que has sido evaluado en todos los aspectos del idioma (lectura, escritura, pronunciación – más sobre esto en el próximo párrafo) y que te manejaste con habilidad. Si estás aplicando para ser profesor de español en tu país natal, este diploma por sí solo te permitirá negociar un mejor sueldo. También te permite inscribirte en carreras universitarias que requieren un nivel de español alto. Las habilidades que buscan los empleadores varían con los tiempos y con las demandas laborales, pero certificaciones oficiales siempre han agregado peso a las habilidades de un candidato y siempre lo harán.

4) Cubre todos los aspectos del idioma

Las instituciones reconocidas que expiden estos exámenes de idioma son importantes, pero quizás la principal razón por la cual llevan tanto peso es que evalúan a los aplicantes meticulosamente en todos los aspectos del idioma. DELE y SIELE, por ejemplo, evalúan tu uso del español (conjugación correcta de los verbos, armado de oraciones), tu vocabulario (palabras difíciles), tu entendimiento del idioma, tu pronunciación y tu escritura. Están todas las bases cubiertas. Después de un buen curso preparatorio y de aprobar el examen, sabrás con certeza que puedes escribir cualquier cosa desde un email hasta un ensayo, puedes entender lo que dicen en la televisión y en la radio y llevar adelante conversaciones complejas sin perderte.

5) Aumenta ampliamente tu confianza en tu español

Este es el beneficio menos tangible de tomar un examen de español pero quizás también el más importante. Aprender un idioma extranjero es un proceso complicado y a largo plazo. Uno a veces puede sentir, aunque está viendo mejoras, que no son suficientes, que su español no está bien afilado. Exámenes como el DELE toman un acercamiento abstracto hacia el aprendizaje y lo vuelven concreto, cuantificable. Hay niveles oficiales de perfeccionamiento del idioma, desde A1 (Principiante) hasta C2 (Avanzado), y tu sabes perfectamente dónde estás parado. Puedes quedarte tranquilo sabiendo que tu nivel de español está firmado por las más altas autoridades. Puede parecer menor, pero para tu confianza en tí mismo es fundamental. El diploma significa que nunca más tienes que dudar de tus habilidades.

Con tu diploma del examen de español en mano, estás listo para hacerle frente al extranjero. Estás listo para viajar por el mundo, para trabajar en una compañía internacional, y hasta para mirar shows de Netflix españoles sin subtítulos. No queda duda alguna que los beneficios de tener un diploma vitalicio como el DELE le ganan a la inversión de tiempo, por lejos. Pasarás 8 semanas estudiando en el curso preparatorio, y solo un día tomando el examen (hay 3 fechas al año donde puede rendirse). Es una gran inversión – un día de examen para una vida de fluidez en el idioma.